La etiqueta de los cosméticos

Desde Mar de Caléndula te invito a hacer un consumo más consciente de los productos cosméticos que utilizas diariamente. Es decir, empezar a consumir sabiendo qué consumes para poder cuidarte adecuadamente. Para ello el primer paso es aprender a leer las etiquetas de los productos que compramos. Así que este post lo voy a dedicar a darte una serie de nociones que te facilitarán mucho esta tarea.

¿Por qué es importante saber qué ingredientes tienen los cosméticos que consumimos?

1. ¿Cuántos productos cosméticos utilizas diariamente?

A mí me vienen rápidamente a la cabeza por lo menos 6: champú, gel de baño, tónico facial, crema de cara, desodorante, pasta de dientes… y hay otros días que seguro que llego fácilmente a 10 ó más: maquillaje, perfume, crema de cuerpo… ¿Cuántos has contado tú? Seguro que no te habías parado a pensarlo y te has sorprendido como yo. Diariamente utilizamos una media de 10 productos cosméticos, productos que están totalmente introducidos en nuestros hábitos de higiene, muchos de ellos están tan metidos en nuestra rutina que ni siquiera somos conscientes de su uso.

2. ¿Dónde te aplicas estos productos?

Nos aplicamos diariamente todos estos productos sobre nuestro cuerpo. Muchos de ellos sobre nuestra piel. La piel es el mayor órgano de nuestro cuerpo y, debido a su estructura permeable, una gran proporción de los productos que aplicamos sobre ella son absorbidos. Una vez que estos productos se absorben, llegan al torrente sanguíneo y, a través de este, se distribuyen por todo el organismo. Otros los utilizamos directamente sobre la boca, los ojos, genitales, axilas… zonas por las que la absorción en mucho más rápida y directa.

3. ¿Te has fijado en la composición de los productos que utilizas?

Usamos los productos sin fijarnos en su composición, confiando en que si están a la venta es porque han pasado unos controles y no pueden contener ningún ingrediente perjudicial. Se han hecho investigaciones sobre muchos de estos ingredientes y desgraciadamente se ha descubierto que una gran cantidad de ellos tienen efectos nocivos sobre nuestra salud.

Comprender la etiqueta del producto:

Después de leer el apartado anterior te animo a que vayas al baño, cojas uno de los productos que utilizas habitualmente y mires la etiqueta de los ingredientes. ¿Qué te parece? Lo más normal es que te hayas quedado indiferente porque no entiendes nada de lo que pone, este es el principal motivo por el que no leemos las etiquetas.

Por ley en toda etiqueta tiene que aparecer el listado de ingredientes que contiene el producto. En este listado encontraremos:

  • Los ingredientes ordenados según la proporción en la que se encuentran, siguiendo un orden decreciente. Es decir, en primer lugar encontraremos el ingrediente que se encuentre en mayor cantidad y en último lugar el que esté en menor proporción.
  • El nombre de los ingredientes naturales indicados en latín (Ej: Prunus amigdalis dulcis oil) y el de los componentes químicos en inglés o bajo su nombre científico (Ej: Sodium Laureth Sulfate). Aquí puedes encontrar los nombres de los ingredientes traducidos al español.

Con esta breve información ya podemos empezar a entender las etiquetas y a discernir qué productos serán mejores para nuestra salud. Para cuidarte, lo más importante es que escojas productos que contengan mayoritariamente ingredientes naturales y pocos componentes químicos.

Viendo estas etiquetas ¿qué producto elegirías?

100_4929100_4941 Rápidamente se nota la diferencia ¿verdad? Claramente la segunda etiqueta pertenece a un producto mucho más saludable, ya que contiene más cantidad de ingredientes naturales y muchos menos componentes químicos.

¿A qué al final es más fácil de lo que pensabas? En los siguientes post iré profundizando en el tema para que cada vez tengáis más información para escoger productos cosméticos saludables.

¿Quieres aprender a cuidar tu piel de forma natural?

Recibe cada semana en tu mail consejos para cuidarte sin sustancias químicas nocivas para tu salud y el planeta. ¡Quiérete bien!

Te has suscrito. Ahora comprueba tu mail para confirmar tu suscripción. Si no lo encuentras, mira en tu carpeta de Spam :)