aceite caléndula

La primavera pasada tuve la suerte de poder recolectar un montón de caléndulas. Gran parte de ellas las utilicé para hacer aceite de caléndula y el resto las sequé para utilizar en los jabones. Como uno de mis sueños es acabar elaborado la mayoría de las materias primas que utilizo en los productos que hago, hoy quiero contaros mi experiencia elaborando este aceite tan especial.

La Caléndula

caléndulas

Su nombre proviene del latín calendae, que significa calendario y designa el primer día de cada mes. Los romanos la llamaron así debido a que florece todos los meses del año, siempre que no haga mucho frío.

La caléndula es una planta con grandes propiedades para la piel, por ello, es muy utilizada en la cosmética.

Para mí tiene un significado muy especial porque es la primera planta con la que empecé a experimentar y con la que he obtenido muy buenos resultados.

Recolectando las flores

caléndulas

Tuve la suerte de que en el huerto de mi madre y mi hermana florecieron un montón de caléndulas, esperé a que estuvieran en su punto y fui a recolectarlas. Para que conserven gran parte de sus propiedades es importante recolectarlas por la mañana, una vez que se haya disipado el rocío.

Elaborando el aceite de Caléndula

aceite de caléndula

El aceite de Caléndula, también llamado “Oleato de Caléndula”, se elabora dejando macerar las flores de caléndula en aceite vegetal. Se pueden utilizar diferentes tipos de aceite, yo en este caso elegí un aceite de Oliva virgen ecológico. Hay que tener en cuenta que cuanto mayor sea la calidad del aceite utilizado, mayor será la calidad del oleato que obtengamos.

Una vez recolectadas las flores y haberlas dejado secar un par de días sobre un papel absorbente, me puse manos a la obra siguiendo los siguientes pasos:

  1. Esterilizar los botes de cristal y sus tapas.
  2. Colocar las flores en los botes.
  3. Rellenar los botes con aceite hasta que cubra las caléndulas.
  4. Dejar macerar la mezcla durante 40 días.
  5. Una vez transcurridos los 40 días, filtrar la mezcla y envasar el aceite obtenido en un tarro de cristal previamente esterilizado.

Usos y propiedades

El resultado es un aceite con buenísimas propiedades para la piel, ya que, a las propiedades de la caléndula se suman las del aceite de oliva. Algunas de sus propiedades son:

  • Hidratante.
  • Antiinflamatorio y calmante.
  • Antiséptico.
  • Cicatrizante. Regenera la piel dañada.
  • Antioxidante.

El aceite de caléndula se puede utilizar tal cual o para elaborar productos cosméticos. Yo con él elaboro algunas cremas y bálsamos. Y como ya he dicho antes, estoy encantada con los resultados que obtengo con este aceite 🙂

¿Quieres aprender a cuidar tu piel de forma natural?

Recibe cada semana en tu mail consejos para cuidarte sin sustancias químicas nocivas para tu salud y el planeta. ¡Quiérete bien!

Te has suscrito. Ahora comprueba tu mail para confirmar tu suscripción. Si no lo encuentras, mira en tu carpeta de Spam :)