jabones naturales

Como empiezan a estar listos los jabones de Mar de Caléndula, he decidido dedicar este post a contaros cómo los fabrico, ya que es un proceso que me fascina. De una manera sencilla, aunque bastante laboriosa, se pueden obtener jabones naturales de gran calidad hechos con ingredientes 100% naturales.

Técnica de saponificación en frío

Existen diferentes maneras de elaborar jabón natural, yo utilizo la técnica de saponificación en frío porque, además de ser con la que más familiarizada estoy, me encanta el resultado que obtengo. La saponificación en frío, es una técnica muy antigua que lleva utilizándose hace muchísimos años para realizar jabón natural. En ella, a través de un proceso de saponificación, al juntar una solución de sosa (infusión de plantas más sosa caustica) con aceites y mantecas, obtenemos jabón y glicerina.

La glicerina aporta al jabón propiedades muy buenas para la piel ayudando a nutrirla, hidratarla y regenerarla. Sin embargo, muchos de los jabones que compramos en los comercios carecen de glicerina. Esto es debido a que la extraen para utilizarla en otros productos o venderla por separado.

Materiales utilizados

Para la elaboración de mis jabones utilizo materiales 100% naturales: aceite de oliva virgen, plantas, aceite de coco, manteca de karité, arcilla, aceites esenciales y cera de abeja.

Todos estos materiales hacen que los jabones tengan propiedades muy sanas para piel, humectándola, nutriéndola, regenerándola, desinfestándola, purificándola, desinflamándola… Por ello, cuando usas un jabón natural, enseguida notas la diferencia en la piel.

Proceso

Tras decidir las propiedades que quiero que tenga el jabón a elaborar, escojo los materiales adecuados, y me pongo manos a la obra.

  1. Preparar la infusión con las plantas seleccionadas.

  2. Mezclar la infusión con la sosa (solución de sosa).

  3. Calentar los aceites junto a la cera de abeja y la manteca.

  4. Mezclar la solución de sosa con la mezcla de aceite, cera de abeja y manteca hasta que se espese.

  5. Agregar el resto de los materiales: plantas, arcilla, aceites esenciales…

  6. Colocar la mezcla en los moldes y decorar.

  7. Tras más o menos 24 hras desmoldar y partir.

Después es necesario dejar que el jabón se cure a lo largo de 30-40 días. Durante este tiempo finaliza el proceso de saponificación, el jabón se va secando y desaparece la sosa en su totalidad. Y ya tenemos los jabones listos para usar 🙂

jabones

Espero que el post os haya resultado interesante y, como gran enamorada de los jabones naturales, os animo a probarlos.

¿Quieres aprender a cuidar tu piel de forma natural?

Recibe cada semana en tu mail consejos para cuidarte sin sustancias químicas nocivas para tu salud y el planeta. ¡Quiérete bien!

Te has suscrito. Ahora comprueba tu mail para confirmar tu suscripción. Si no lo encuentras, mira en tu carpeta de Spam :)